No trates de inventar sino de encontrar”.
Cuando escribas siempre empieza por un nombre.
¡Dime un nombre y te contaré una historia!

JRR Tolkien

martes, 29 de abril de 2008

La Astrología Druídica



En todas las astrologías se encuentra oculto el lenguaje esotérico del simbolismo, el cual contiene muchas referencias a la fuente u origen. Es probable que dentro de la astrología de los druidas se encuentre la clave del origen de los celtas y, posiblemente, de los antiguos bretones, puesto que los druidas tenían su propio zodiaco y su propia cosmología, que había evolucionado evidentemente en Bretaña, en torno a los círculos de piedra y a los observatorios de los pueblos megalíticos.

Una suma de la religión dru
ídica, de su astrología y mitología también pueden proporcionar una visión esclarecedora de una raza que ha influido en el mundo occidental, quizás de forma más contundente que otro pueblo de la Antigüedad.

Image and video hosting by TinyPic

En el sistema astrol
ógico de los druidas, toda la tierra era conocida como Buarth Beird, o el coto bovino; y la fertilidad de la tierra estaba simbolizada por una vaca blanca y el sol generador como un toro blanco. LA mitad circular del globo sobre el horizonte estaba simbolizada por la mística del Caldero de Ceridwen (una diosa lunar), que contenía la esencia femenina. Posteriormente, fue dividida entre la linea equinoccial de este a oeste con el sol, Taliesin, que dominaba la mitad que contenía el día mas largo del año (el solsticio de verano), y Avagddu, o noche, que gobernaba la otra mitad, que contenía el día mas corto del año (solsticio de invierno).

Esta división primaria del día y de la noche era fundamental para la concepción del tiempo de los celtas; una dimensión que no tiene limites, solo entradas y salidas. Los marcadores astronómicos localizaban los portales por donde entraba y salia de la Tierra las emanaciones de la luz divina. Los equinoccios y los solsticios recibían los siguientes nombres: Alban Eilir (la segunda generación) el primer equinoccio invernal; Alban Hefin (temperatura soleada) el solsticio de verano. Alban Elfed (la cosecha) el equinoccio de otoño y Alban Arthuan (la estacion de Arturo) el solsticio de invierno, cuando Arturo se lanzo a combatir los poderes de la oscuridad. Las referencias cosmologicas al rey Arturo llegaron mucho más tarde, pero era una tradición celta identificar héroes y reyes con la deidad solar.

Continuar
á en una próxima entrega...

Nota Importante: Estos trabajos forman parte del libro "El Zodiaco Lunar Céltico", de Helena Patterson.
Helena Patterson es británica y astróloga profesional, y es miembro, además, de la "British Astrological Association" desde 1.978.

Es una estudiosa de la cultura celta y consumada especialista en el aspecto mágico y mítico del reino vegetal. Es también autora del libro "The Handbook of Celtic Astrology."

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimadísima Arwen:

¡Este blog está hermosísimo! Que cosa tan buena e interesante.

La Astrología Druídica... ¡Cosa espectacular! Los Druidas, los Druidas... mágicos y religiosos.

¡Felicitaciones!

de Monse

Arwen Evenstar dijo...

Me alegro que te haya gustado el tema con el que inicie el blog, Monse. Hubiera querido abrirlo en ND pero, con el elemento que hay por allá, pues mejor lo dejo por aquí --hasta tanto se calmen los ánimos-- y mira que no me equivoque. Como te comente por otro lado, todavía estoy sorprendida con el número de visitas que recibo a cada hora, IT IS SIMPLY INSANE!!

Nunca pensé que la gente fuera tan inclinada a leer sobre el tema de los celtas y demás...En fin, no dejo de sorprenderme.

Espero tenerte por acá a menudo. Saludos,
Arwen

Luisjoey dijo...

Interesantisimo contenido, la tradicion celtica se ha perdido bastante desde tiempos romanos y calcinada como paganismo, en la gran bretaña es que quedan los restos mas notables aunque esto abarca gran parte de toda europa.